Al rescate del bovino criollo

Llano Tugrí, Comarca Ngäbe Buglé. El Instituto de Investigación Agropecuaria de Panamá (IDIAP) acogió con agrado el interés de rescatar el bovino criollo presentado por los Miembros de la Asociación de Ganaderos de Llano Tugrí, Comarca Ngäbe Buglé.

El IDIAP desde 1977 cuenta con un hato de bovino criollo destinado a su conservación por su alto valor genético e histórico, ya que su llegada al continente data desde el descubrimiento de América con la conquista de los españoles, quienes lo introdujeron a éste continente.

Explica el Ing. Pedro Guerra, genetista del IDIAP que “el bovino criollo llegó a América (Isla la española hoy República Dominicana) en el segundo viaje de Cristóbal Colón. Llegó a Panamá por solicitud de Pedro Arias Dávila posterior a la fundación de Panamá La Vieja. Los primeros hatos se establecieron en las áreas de Chepo, Sajalices, Capira y La Chorrera. Posteriormente se desarrollaron ganaderías en Natá de Los Caballeros, Los Santos, Remedios y Alanje. Por la introducción de las razas cebuínas, el criollo fue cruzado y sustituido, quedando los últimos reductos en la Comarca Ngäbe Buglé.

En la comarca Ngäbe Buglé quedan pequeños lotes del bovino criollo aunque muchos de ellos se han perdido al ser cruzados con otras razas, al momento de que el productor busca mayor volumen cárnico, sin embargo; la rusticidad, adaptabilidad, alta fertilidad, entre otras características que presenta el bovino criollo, lo hace especial.

Joaquín Santos, presidente de la Asociación de Ganaderos de Llano Tugrí, elevó una petición solicitando apoyo para rescatar el bovino criollo que aún queda en manos de productores del área comarcal, para ello el IDIAP a través de su genetista el Ing. Guerra, ha entablado conversaciones con el gremio para coordinar actividades futuras que permitan su rescate.

“Queremos capacitaciones y tratamiento de nuestro ganado” expresó Santos y se llegó a un acuerdo donde un equipo multidisciplinario de investigadores iniciaría las actividades a principios de mayo, al momento de iniciarse las lluvias, explica el Ing. Roberto Barría Stanziola, director del Centro de Investigación Agropecuaria Occidental.

Unos 43 productores que forman parte de la Asociación de ganaderos de Llano Tugrí serán los primeros beneficiados de estas actividades.

Queda de parte de la institución establecer las estrategias de repoblación del bovino criollo con los diferentes hatos que se encuentran en pequeños núcleos del país. La estrategia sería extraer y congelar semen de los toros del IDIAP e intercambiar con los toros de los ganaderos. En el futuro se estaría realizando súper ovulaciones y producción de embriones para la conservación y utilización. Se hará una caracterización del ADN a fin de identificar la presencia de genes relacionados a características de importancia económica, explica el Ing. Guerra.

Existen algunas fincas privadas que aun conservan el bovino criollo pudiéndose destacar las localizadas en Guabalá en la provincia de Chiriquí, Santa Fe de Veraguas y Coclé.

0 Me gustas
2202 Vistas

También te puede gustar

Los comentarios están cerrados.