En el Centro Experimental del IDIAP en Río Hato, se realizó la presentación por parte de la Dra. Evelyn Quiróz ante FONTAGRO, Fondo Regional de Tecnología Agropecuaria, del proyecto Complejo ácaro—hongo—bacteria, como un nuevo reto para arroceros centroamericanos que incluye a países como Costa Rica, Nicaragua, Colombia y Panamá.

El esquema diagramático de la investigación presentó como objetivo, el desarrollar tecnologías para controlar este nuevo complejo de plagas, a fin de contribuir a la sostenibilidad en la producción del arroz, mediante el incremento de los rendimientos y la calidad del producto, aunado a la reducción de los costos, propiciando una desaceleración en la degradación del ambiente, favoreciendo asi la competitividad y rentabilidad en el cultivo del arroz.

El ácaro del arroz, está asociado al Hongo Sarocladium orysae sawada, que provoca vaneado y manchas en el grano. Como parte de la metodología investigativa se establecieron épocas de siembra y las demandas nutricionales del cultivo, tomando en consideración los diferentes sistemas de producción en los países involucrados en esta investigación y determinar el efecto de éstos parámetros sobre el desarrollo de plagas y enfermedades. El intercambio de experiencias permitió desarrollar estrategias frente al ácaro del arroz que fue reportado en el año 2003, lográndose generar, adaptar y validar agrotecnologías en las diferentes regiones productivas, esto hizo posible la identificación de cinco especies depredadoras del arroz. Estas actividades investigativas contribuyeron de igual forma a mejorar la competitividad y sostenibilidad de los sistemas de producción del cultivo del arroz tanto en Panamá como en Costa Rica, Nicaragua y Colombia. La identificación de ácaros depredadores, permitirá su uso como controladores biológicos de plagas en la producción de arroz, con lo cual se contribuirá al manejo más sostenible del cultivo, reduciendo las aplicaciones de plaguicidas y bajando los costos de producción. De igual forma se liberaron tres variedades de arroz resistentes al complejo ácaro—hongo—bacteria lo que ha permitido una rentabilidad adicional de B/192.00 por hectárea, en comparación con el manejo tradicional del cultivo del arroz.

2 Me gustas
3904 Vistas

También te puede gustar

Los comentarios están cerrados.